Un hombre y una mujer se sientan bajo un árbol en la temporada de otoño.

Walk Among the Trees, Sault Ste. Marie | James Smedley

Narraciones indígenas

Un hombre y una mujer se sientan bajo un árbol en la temporada de otoño.

Walk Among the Trees, Sault Ste. Marie | James Smedley

Las creencias, las historias y los relatos históricos de las Primeras Naciones sobre la formación de las tierras que hoy llamamos Ontario se han transmitido oralmente durante generaciones. Estas enseñanzas varían de una región a otra y de nación a nación; al igual que en el pasado, todavía se comparten hoy con orgullo y entusiasmo.

En estas historias, “Isla Tortuga” hace referencia a la tierra que ahora llamamos “Norteamérica”. Esta historia de la creación cuenta sobre la tortuga que tiene al mundo sobre su caparazón. Hasta hoy, la tortuga es una gran parte de la identidad, la cultura y la autonomía de los pueblos de las Primeras Naciones y su profundo respeto por el medio ambiente natural.

La Isla Tortuga y la creación

El nombre “Isla Tortuga” se origina en la historia de la creación de estas tierras. Este relato comienza cuando esta tierra estaba completamente cubierta de agua y había una isla en el cielo habitada por el pueblo del cielo.

Un día, una mujer del cielo que estaba embarazada cayó al vacío por un agujero que había dejado un árbol arrancado, conocido por algunos como “el árbol de la vida”. Mientras caía, recogió las ramas, las semillas y las medicinas del mundo celestial para llevarlas consigo.

Parecía que había caído a una eternidad celestial, pero cuando salió de la oscuridad, vio los grandes océanos. Los patos volaron por debajo de ella para frenar su caída y, a medida que la mujer se acercaba a la tierra, una tortuga salió del agua y la dejó posarse suavemente sobre su caparazón. No había tierra a la vista, pero mientras ella descansaba sobre el caparazón de la tortuga, una rata almizclera trajo arena del fondo del mar para formar la tierra. Esta tierra se multiplicó hasta ocupar una enorme extensión y fue llamada “Isla Tortuga”.

Poco después, la mujer del cielo dio a luz a gemelos, uno bueno y uno malo, quienes crearon todas las características naturales de la tierra y el cielo. El gemelo bueno formó el cielo y creó el sol, la luna, las estrellas, las montañas y muchas plantas y animales. El hijo malo se propuso destruir todo lo que su hermano había creado. Dio vida a la oscuridad, los monstruos, las tormentas y los animales peligrosos. Los dos hermanos se pelearon. El gemelo bueno prevaleció y desterró el mal de la tierra.

Después de la muerte de la mujer del cielo, el hijo bueno plantó una semilla en el cuerpo de su madre. Esta semilla se convirtió en maíz, un alimento importante para los pueblos indígenas durante siglos.

La historia de la Isla Tortuga ha sido y sigue siendo transmitida de generación en generación, y en la actualidad se pueden encontrar versiones e historias similares en los planes de estudio y textos escolares. Sin embargo, las historias no terminan con la creación de la Isla Tortuga, ese es solo el comienzo.

Lucha entre el bien y el mal en las cataratas del Niágara

Las cataratas del Niágara son muy importantes como una de las siete maravillas del mundo. Los pueblos originarios habitaron esta región desde tiempos inmemoriales y, durante siglos, han sido los encargados de esta área que ha tenido importancia más allá de ser un lugar de encuentro, un lugar de poder.

En los relatos sobre la lucha entre el bien y el mal, se dice que había criaturas gigantes similares a serpientes que vivían bajo el agua y seres del trueno que vivían detrás de las cataratas. Estos seres amables nunca dejaban su lugar seguro detrás de las cataratas, a menos que las serpientes intentaran atacarlos.

Cuando una de las serpientes más grandes intentó atacar, fue alcanzada por un enorme rayo. La corriente del lago llevó el cuerpo del animal a las cataratas, pero sus cuernos y su cola quedaron atrapados en las rocas. La serpiente se solidificó con la roca en la forma de un arco que dio lugar a las caídas en forma de media luna.

A medida que las cataratas se convirtieron en una atracción turística, los seres del trueno dejaron su hogar detrás de las cataratas y se dirigieron a las montañas occidentales. Pero regresan durante las lluvias copiosas para asegurarse de que las serpientes se mantengan lejos. Las cataratas del Niágara también se destacaron por el conflicto y la paz que dio lugar a que el pueblo anishinaabe formara una alianza que se llamó colectivamente el “Consejo de los Tres Fuegos”. Las naciones ojibway (chippewas), odawa y potawatomi formaron el Consejo de los Tres Fuegos de pueblos que compartían lenguas y territorios similares y que se reunían con fines militares y políticos. Cada nación tenía su papel en ese consejo. Los ojibway (chippewas) eran los proveedores, los odawa, los guerreros y los potawatomi, los guardianes del fuego.

Más información sobre las cataratas del Niágara

Mientras planifica su visita a las cataratas del Niágara, aprenda más sobre la historia y la cultura indígena de la región del Niágara y cómo experimentarla en la actualidad

Tragedia de amor en Scenic Caves

Ubicadas en el condado de Grey, las cuevas Scenic Caves son parte de la escarpa del Niágara, otra maravilla natural de Ontario. Están situadas en el punto más elevado de la escarpa, justo al oeste de Collingwood. En la actualidad, se pueden explorar cuevas y cavernas a más de 20 metros (70 pies) bajo el nivel del suelo en Scenic Caves Nature Adventures.

Este paisaje, que originalmente albergó al pueblo petun en las Primeras Naciones, es fascinante y rico en historia indígena.

El camino a las cuevas atraviesa Suicide Point, donde el pueblo petun cuenta una trágica historia. Una mujer petun se enamoró de un hombre que no pertenecía a su tribu. Los celosos hombres petunes arrojaron al amante a su muerte, y ella saltó tras él. En el camino a Village of Souls, Oscotarach o “el observador” extraen el cerebro a los muertos. Los petunes creían que las personas serían más felices en la vida después de la muerte si olvidaban su existencia terrenal y a los seres queridos que habían dejado atrás.

Además, el área que rodea la roca Fat Man’s Misery Rock se conoce como la “fortaleza petun” porque hay cuatro salidas, una para cada dirección en la brújula. Esto hizo casi imposible que alguien emboscara al pueblo petun.

Más información sobre Scenic Caves y el condado de Grey

Las cuevas son solo uno de los atractivos naturales de Scenic Caves Nature Adventures. Cruce un puente colgante con impresionantes vistas, deslícese por una tirolesa y explore rutas de senderismo y para caminatas con raquetas de nieve. Busque más experiencias únicas en el condado de Grey.

Los amantes de Flowerpot Island

A unas dos horas en carro al norte de Scenic Caves frente a la costa de la península de Bruce, encontrará Flowerpot Island, uno de los atractivos naturales más fotografiados de esta región.

A poco más de seis kilómetros de la costa de Tobermory, esta isla de piedra caliza presenta formaciones escarpadas, cuevas, plantas resistentes y dos pilares de roca costeros erosionados desde el acantilado por las olas y el viento. Con grietas y la forma de dos macetas, esta historia de amor se asemeja a la de Romeo y Julieta.

En este relato, un joven guerrero y una princesa de pueblos en guerra se enamoraron profundamente. Para escapar del castigo de sus respectivos pueblos, los dos remaron a la isla que ahora se conoce como “Flowerpot Island”.

Desafortunadamente, los espíritus malignos los arrojaron en estas dos columnas de piedra, famosas en estos días. Las leyendas como estas son anteriores a la llegada de los colonos.

Más sobre la península de Bruce

Tobermory y la península de Bruce son ricas en belleza natural y fascinante cultura, que incluye la historia indígena. Tome un catamarán para explorar el parque marino Fathom Five National Marine Park y Flowerpot Island. También visite Cape Crocker Park, gestionado por la Primera Nación No Enajenada de los chippewas de Nawash para conocer experiencias culturales del pueblo anishinaabe.

El Jardín del Gran Espíritu en Mil Islas

Entre los años 700 a. C. y 1600 d. C., el área que ahora llamamos “Mil Islas” estaba habitada por los pueblos haudenosaunee y algonquian.

Los iroqueses las llamaban “Jardín del Gran Espíritu”. La leyenda de la creación de Mil Islas comienza con el gran Manitou.

Elevándose sobre su ave fénix, el gran Manitou miró hacia abajo y vio que su pueblo estaba en una lucha constante. Para lograr la paz, el gran Manitou creó un hermoso jardín, pero advirtió al pueblo que se lo quitaría si las luchas comenzaban de nuevo.

Esta área se convirtió en el hogar de las Seis Naciones, donde la tierra común era sagrada y las luchas no estaban permitidas. Durante años, las Seis Naciones vivieron pacíficamente, levantando grandes cosechas y disfrutando de los hermosos cursos de agua.

Sin embargo, la guerra volvió a estallar. El gran Manitou juntó todos los jardines y se dirigió a su morada en el cielo. Con ira, abrió la manta donde había guardado los jardines y dejó que estos cayeran al río en miles de pedazos. Cada jardín echó raíces y formó estas hermosas islas.

Más sobre Mil Islas

A lo largo del río San Lorenzo, Mil Islas es uno de los destinos más pintorescos de Ontario. Con cinco regiones ecológicas superpuestas y una colorida historia de los pueblos de las Primeras Naciones, los sitios de la Guerra de 1812, los naufragios y los castillos, esta área es una visita obligada en Ontario.

Anímese al agua y experimente usted mismo su belleza en una excursión en kayak o en catamarán.

Caballos Ojibwe Spirit

Los pueblos indígenas de toda Norteamérica han fomentado una relación respetuosa con los caballos durante miles de años. La historia de las Primeras Naciones y los caballos Ojibwe Spirit es un ejemplo de esta relación.

Conocida como caballo “Spirit” o pony indígena “Lac La Croix”, los ejemplares de esta raza, más bajos, de pelaje grueso, pies diminutos, orejas peludas y largas melenas suntuosas eran considerados espíritus y maestros poderosos. En algún momento, vagaron en grandes manadas por la región de los Grandes Lagos, y ocuparon un lugar importante en la cultura y espiritualidad del pueblo ojibwe.

Para los colonos, estos animales dóciles eran una molestia porque causaban estragos en sus campos de cultivo; por esta razón, los cazaron y mataron. Esta raza tenía la distinción de ser la única raza de caballo indígena autóctona de Canadá, pero en la década de 1970, estaba en peligro de extinción.

Un artista anishinaabe y amante de los caballos elaboró un plan de rescate nocturno cuando se ordenó acabar con las últimas cuatro yeguas. Estas cuatro yeguas restantes fueron llevadas de contrabando y cruzaron a Minnesota por la frontera estadounidense. Tras una búsqueda exhaustiva, las yeguas fueron devueltas y, aunque habían sido cruzadas con caballos mustang, las características de la raza Spirit no desaparecieron.

En la actualidad hay unos 250 ejemplares de esta raza, ocho de los cuales viven en Mādahòkì Farm, situada en la región de Ottawa. Visite a estos hermosos animales, asista a diversos eventos en la granja y ríndales homenaje interactuando con ellos directamente.

Más sobre los caballos Ojibwe Spirit de Ontario

Además de Mādahòkì Farm, hay un pequeño grupo de establos y granjas abocados a la protección, educación y reintroducción de los caballos Ojibwe Spirit en Ontario.

Tradiciones orales de la isla Manitoulin

Los pueblos originarios transmitían sus relatos sobre historia y la creación a través de la narración. Contaban maravillosas historias y leyendas poderosas alrededor de fogatas, las transmitían de generación en generación.

Algunas eran historias sobre enseñanzas, otras impartían sabiduría y daban lugar a una profunda reflexión, y otras eran historias de la creación. Visitar la hermosa isla Manitoulin le permitirá echar un vistazo a la cultura, la historia y las tradiciones orales del pueblo anishinaabe.

Manitoulin es la isla más grande de una cadena de islas situadas en el lago Hurón. De hecho, se trata de una isla que tiene un lago interior y una isla en ese mismo lago.

Además de su geografía singular, es rica en historia. Los visitantes pueden ver obras de arte, cestería, tallados y pergaminos llenos de conocimiento anishinaabe en Ojibwe Cultural Foundation, un museo y centro cultural ubicado en la Primera Nación M’Chigeeng.

Las historias cuentan el profundo significado espiritual que tienen las plantas y la naturaleza para los pueblos originarios.

Aprenda sobre el gran significado de las cuatro medicinas sagradas: hierba dulce, tabaco, salvia y cedro.

Otras historias hablan de las siete enseñanzas del abuelo. Según el pueblo ojibwe/anishinaabe, una buena vida significa adoptar los principios de sabiduría, amor, respeto, valentía, honestidad, humildad y verdad.

Más sobre la isla Manitoulin

Comience a planificar su visita a la isla Manitoulin. Elija entre una variedad de experiencias y paseos culturales y por la naturaleza anishinaabe ofrecidos por Wikwemikong Tourism.

Narración en el arte indígena

Hay muchas historias representadas también en el arte indígena.

Desde la pintura, el tallado en piedra y la carpintería, pasando por el tejido, las artesanías con abalorios y otras, los artistas indígenas utilizan su arte para contar las historias de su pueblo y su espiritualidad. Hay fantásticas interpretaciones artísticas que muestran la Isla Tortuga y la tierra que se nutre de forma segura en su caparazón.

Ahnisnabae Art Gallery de Thunder Bay alberga una de las mayores colecciones de arte y grabados indígenas del noroeste de Ontario.

Se garantiza la autenticidad de las obras en las galerías, los centros culturales y las tiendas de regalos de propiedad y gestión indígena. Si no está seguro, pregunte si la obra de arte o la artesanía que desea comprar fue realizada por indígenas.

Agradecemos a Turismo Indígena de Ontario por su colaboración con este material.

Última actualización: 20 de marzo de 2024